Tratamientos para colon irritable: hay luz al final del tunel.

Spoiler: Es una enfermedad crónica y no tiene cura por ahora.

Parece ser que la mejor forma de abordar el tratamiento del síndrome del intestino irritable, -te repito que desafortunadamente es una enfermedad crónica y curarse no se cura-, es una combinación de un tratamiento dietético, farmacológico (en algunos casos) y psicológico.

Medicinas y fármacos para colon irritable

Antes de nada es fundamental recordar que no debes automedicarte. Sigue las recomendaciones de tu especialista de digestivo, que te irá pautando el tratamiento en cada momento.

Fármacos para el dolor abdominal

Los espasmolíticos son medicamentos que actúan sobre la fibra muscular lisa del tubo digestivo, inhibiendo su motilidad. Suelen mejorar el dolor abdominal en un alto porcentaje de pacientes. No presentan utilidad en los casos de estreñimiento.

Que yo sepa, los más comunes son el spactmoctyl y el duspatalin.

Yo he tomado los dos, sin mucho éxito con ninguno. Prácticamente no noto diferencia entre tomarlo o no tomarlo. Aunque sí que sé de gente a la que alguno de los dos le va bien.

En la última revisión el médico volvió a recetarme spactmoctyl y las indicaciones fueron que lo tomara en caso de dolor.

Fármacos para estreñimiento

Los laxantes se utilizan en los casos de SII con predominio de estreñimiento. Son útiles aunque con limitaciones.

Mi experiencia con este tipo de medicamentos es nula, ya que mi intestino irritable es con predominio de diarrea (el glamour que no falte).

Fármacos para la diarrea

Son los llamados anti-diarreicos. Dentro de este grupo tenemos sustancias como la loperamida (cuyo nombre comercial es fortasec), la codeína y las resinas de intercambio iónico. No existe evidencia de su utilidad.

Según parece, la loperamida hace que las contracciones de los músculos del intestino se produzcan más lentamente, disminuyendo el número de deposiciones y aumentando la consistencia de las mismas.

Mi experiencia con la loperamida ha sido que me va bien si me la tomo un rato antes de que empiece la crisis, en caso de que pueda anticiparla. Pero si me la tomo cuando ya se ha desencadenado la tormenta, ahí no me sirve de nada.

Si no recuerdo mal, según me dijo el médico de la unidad de trastornos funcionales, la loperamida hace su máximo efecto durante media hora, por lo que en algún momento se pueden tomar cada poco tiempo si se necesita. Pero atención porque muchas pacientes manifiestan que la loperamida les produce efecto yo-yo como efecto secundario, pasando de la diarrea al estreñimiento.

Recientemente ha aparecido un nuevo fármaco en el mercado llamado enterosgel. Se supone que este fármaco, según dice el fabricante, reduce la frecuencia de la diarrea, mejora la consistencia de las heces y alivia el dolor y otros síntomas de intestino irritable con predominio de diarrea.

Está compuesto a base de silicio polimetilsiloxano polidratado. (¿Te has quedado como estabas? jeje yo también).

¿Cómo funciona?

Se trata de un absorbente intestinal oral en forma de gel con la capacidad de absorción
hacia toxinas, patógenos y otras sustancias nocivas del tracto gastrointestinal que son eliminadas con las heces. Según afirma el fabricante, el resultado es un efecto beneficioso en el tratamiento de la diarrea aguda, diarrea crónica por colon irritable con predominio de diarrea y síntomas de hinchazón.

Fármacos para la permeabilidad del intestino

¿Cómo se combate o cómo se trata la permeabilidad del intestino?

Pues con unos fármacos que te recubren la pared del intestino para que no se cuele nada entre medias. Yo me lo imagino como cuando envuelves la comida con un papel fil transparente, pero en versión digestiva.

Estos cubre-intestinos pueden ser de origen vegetal o mineral, según parece.

El que me han recetado a mi es el de origen mineral, que se llama Megasmect y cuyo principio activo es la diosmectita. Y que, oh sorpresa, no cubre la seguridad social.

¿Y sabéis cuánto cuesta una caja de 10 sobres de Diosmectita? Pues 10,50€ en la farmacia de mi barrio. Aunque en otra farmacia fuera de mi ciudad lo compré a 8,95€) y sino pues siempre lo puedes comprar por internet. Siempre y cuando te lo recete tu médico, ¡Por supuesto!

Tratamientos dietético-digestivos

Una gran mayoría de pacientes, y parece que la evidencia científica lo respalda, asocia la aparición de síntomas con la comida, por lo que la gestión de los síntomas normalmente pasa por hacer cambios en la dieta.

En este sentido, según los datos, alrededor del 80% de las personas afectadas por SII experimentan mejoría al seguir una dieta baja en FODMAPs.

Esta dieta no es un tratamiento permanente sino transitorio, que no se debe seguir estrictamente más que durante unas cuantas semanas para detectar cuáles son los alimentos que nos hacen la puñeta.

Tratamientos psicológicos

El tratamiento psicológico iría encaminado a reducir la ansiedad y mejorar su gestión.

Así, según la Asociación Madrileña de Agorafobia (AMADAG), es cada vez mayor la evidencia que refiere la efectividad de la terapia cognitivo-conductual para el alivio de los síntomas físicos y psicológicos del síndrome de intestino irritable.

Según esta organización existen diferentes técnicas tales como entrenamiento en relajación, manejo del estrés, reducción de la ansiedad, re-estructuración cognitiva con respecto a la enfermedad, manejo de síntomas, manejo de contingencias, exposición o focalización de la atención que pueden mejorar la sintomatología de esta enfermedad.

Cambios en el estilo de vida

Por último pero no menos importante, hay que señalar la importancia de hacer cambios en los hábitos de vida.

Se recomienda hacer ejercicio físico moderado varias veces a la semana. Simplemente salir a caminar un poco rápido ha demostrado mejorar el cuadro del intestino irritable a medio y largo plazo.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Beatriz Moreno Rodríguez

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: responder a los comentarios enviados a través de la web

Legitimación: Consentimiento del interesado/a.

Destinatarios: No se comunican datos a terceros

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en este formulario  así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.