Gazpacho de tomate y albahaca

Como el gazpacho en el verano no hay nada. Tanto es así, que de vez en cuando me tomo un poco en un vaso de chupito, para poder disfrutarlo sin invocar a los demonios digestivos…

Pero atención por que estas penurias se han terminado, ya que esta semana llega directamente al top 2 de las bebidas de verano este riquísimo y refrescante gazpacho de tomate y albahaca.

Y llegados a este punto tengo que hacer un breve inciso para señalar que en el top 1 se encuentra el Piru-pacho de Los Mundos de Piru, que merece estar en el primer puesto aunque sólo sea por el nombre tan brutalmente divertido y original que le ha puesto a su receta. Además tiene muchísimas recetas bajas en fodmaps, por lo que te recomiendo que visites su blog 🙂

Pero a lo que íbamos, este gazpacho bajo en FODMAPs no desmerece en nada al original: refrescante y sabroso, se trata de una receta saludable de comida real por lo que puede consumirse a diario si se quiere. Sirve también como receta de aprovechamiento para esos tomates (que sean los redondos) que ya están un poco pasados pero todavía se pueden comer.

Si tomamos como referencia la indicación de la Monash app para zumo de mezcla de verduras con base de zumo de tomate, que es lo más parecido que he podido encontrar ya que increíblemente el zumo de tomate no viene, la recomendación es de un vaso por ingesta. Si ves que un vaso no te da ningún problea, igual puedes probar a ir aumentando poco a poco la cantidad, a ver qué tal.

De todas formas tampoco te vayas a tomar un litro, que por muy bajo en fodmaps que sea, no podemos pasarnos. Por una parte porque los fodmaps dan problemas por acumulación y además es que las personas con Síndrome de Intestino Irritable tendemos a digerir mucho peor las verduras en crudo, si bien es cierto que al estar trituradas facilitamos su digestión.

Como el aceite tiene que emulsionar, no sé qué tal quedará al hacerlo con batidora, pero en thermomix o el robot de cocina que tengas el resultado es espectacular y se hace en un abrir y cerrar de ojos.

¡Allá vamos!

INGREDIENTES:

  • 130 gr de aceite de oliva virgen extra
  • 1000 gr de tomates maduros (los redondos) en cuartos
  • 30 gr de vinagre de vino blanco o de manzana
  • 4 ó 6 ramitas de albahaca fresca (sólo las hojas)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pellizco de pimienta negra
  • 500 gr de cubitos de hielo o agua muy fría

PREPARACIÓN:

  1. Coloca una jarra sobre la tapa del vaso y pesa el aceite. Reserva.
  2. Pon en el vaso el tomate, el vinagre, las hojas de albahaca, la sal, la pimienta y el hielo. Tritura 3 min/vel 10.
  3. Programa 1 min/vel 5 y, con el cubilete puesto, vierte el aceite lentamente sobre la tapa, dejando que caiga en un hilo muy fino alrededor del cubilete para lograr una emulsión. Vierte en un recipiente hermético y sirve muy frío.

¡A disfrutar sin síntomas digestivos!

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un/a nutricionista. Te aconsejamos consultar a tu nutricionista de confianza.

Deja un comentario