4 estrategias para evitar el agotamiento (sin los dichosos síntomas de colon irritable).

Mucha gente que padece síndrome del intestino irritable comenta que después de un episodio de esta enfermedad se quedan agotadas y sin energía.

Esto puede ser por el propio estrés de tener que lidiar con la aparición repentina de los síntomas, o la falta de una correcta asimilación de los nutrientes por culpa de la diarrea.

También hay gente que deja de comer por temor a que los síntomas vuelvan a aparecer, con lo cual no tienen energía para afrontar el resto del día.

Para tratar de evitar en la medida de lo posible estas situaciones, Stephanie Clairmont, dietista-nutricionista especialista en síndrome de intestino irritable y experta en dieta baja en fodmaps, nos da algunos consejos muy interesantes y fáciles de aplicar.

Con estas sencillas estrategias tendremos más energía y conseguiremos evitar el agotamiento, sin volver a desencadenar una oleada de síntomas digestivos.

Estas son sus propuestas:

Empieza el día con un desayuno equilibrado.

Un pincho de tortilla sin cebolla puede ser un buen desayuno
Imagen: Pixabay/hurdiantonia0

Es muy habitual empezar el día desayunando un tazón de cereales o leche con galletas/magdalenas. Sin embargo, en opinión de Clairmont, para que el desayuno nos proporcione la energía que necesitamos debe contener algo más que carbohidratos. En este sentido la recomendación sería que incluyamos todo tipo de alimentos y que no consista únicamente en cereales o tostadas.

Yo siempre he tenido muchos más síntomas por la mañana y tuve una época en que dejé de desayunar para tratar de no empezar el día con esas fastidiosas diarreas, pero según Clairmont es fundamental comer algo entre una y dos horas después de levantarnos ya que la energía de nuestro cuerpo proviene de los alimentos y si no comemos nada hasta el almuerzo podemos sentirnos muy cansados toda la mañana.

En este sentido, podemos desayunar por ejemplo tortilla de patata (sin cebolla por supuesto!!!) que es una opción saludable y baja en fodmaps.

Procura incluir en cada comida todos los grupos de nutrientes.

No tiene muy buena pinta pero un plato único con verduras, proteínas y cereales es una opción muy recomendable.

Para que una comida sea equilibrada debería incluir los tres grandes grupos de macronutrientes: carbo-hidratos, proteínas y grasas saludables.

Aunque nuestro cuerpo sólo obtiene energía directamente de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas ayudan a ralentizar la absorción de los y hidratos, contribuyendo a la sensación de saciedad y a que esa energía se libere lentamente, a parte de otras funciones fundamentales.

Así que la recomendación sería incluir carbohidratos, proteínas y grasas en cada comida. Un truco que me dijo la nutricionista y que me ha funcionado muy bien para asegurarme de que incluyo todos los grupos de nutrientes es hacerme un plato combinado en lugar de primero, segundo y postre. En la foto de arriba tenéis un ejemplo de plato combinado: merluza con limón, quinoa cocida y guarnición de calabacín.

Evita las bebidas azucaradas y la bollería industrial.

Las bebidas azucaradas además de ser insanas van fatal para el colon irritable
Imagen: Pixabay/rawpixel

Las bebidas que tienen cafeína, como el café o ciertos refrescos azucarados, proporcionan una falsa energía que después de ese primer pico nos puede dejar agotados ya que no tienen calorías que nos den una energía real. Por otra parte, la cafeína tiene un efecto estimulante sobre los intestinos y puede producir un efecto indeseado en quienes padecemos SII-D. Así que se recomienda evitar el café o que sea descafeinado y tomarlo con alguna comida en lugar de con el estómago vacío.

Por otra parte, las bebidas azucaradas o refrescos así como la bollería industrial y la comida ultra-procesada se digieren muy rápidamente y provocan un estallido de azúcar y energía pero pasado este primer momento nos quedamos agotadas y volvemos a tener hambre. Una alternativa saludable a la bollería industrial que mucha gente toma en la merienda por ejemplo puede ser un puñado de frutos secos bajos en fodmaps como cacahuetes o nueces de macadamia y una fruta de las que tienen bajo contenido en fructosa como kiwi, mandarina, piña, fresas…

No olvides mantenerte bien hidratada.

Tomar líquidos es fundamental. Los estudios señalan que una leve deshidratación puede afectar al estado de ánimo, la energía e incluso la capacidad para pensar con claridad. Se recomienda beber entre 8 y 10 vasos al día de agua, sobre todo cuando se tiene mucha actividad. Para saber si tenemos que tomar más líquidos el mejor indicador es el pis: la orina debería ser amarilla clarito, si tiene un color oscuro deberíamos aumentar la ingesta de líquidos. Lo mejor es beber agua pero también se pueden tomar batidos, tés e infusiones, licuados de frutas y/o verduras…

Si te cuesta beber agua, una manera saludable de darle vidilla a la jarra es hacer agua de frutas: se trata simplemente de echar en la jarra trozos de frutas, que le darán saborcillo.

Algunas combinaciones ricas y bajas en fodmaps son: limón + hierbabuena o naranja + canela.

 ¿Te han sido útiles estas recomendaciones? Comparte tu experiencia en los comentarios 🙂

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un/a nutricionista. Te aconsejamos consultar a tu nutricionista de confianza.

Deja un comentario