Acerca de

El síndrome de intestino irritable (SII), también llamado colon irritable, engloba un conjunto de síntomas digestivos tales como dolor abdominal, hinchazón, gases y una alteración en la frecuencia o en la consistencia de las deposiciones (estreñimiento, diarrea, o alternancia de ambos) sin una causa aparente, que se sepa por ahora.

Estos síntomas pueden llegar a darse durante años, alternando períodos de mejoría y empeoramiento. Como dice la wikipedia, se considera un trastorno digestivo funcional.

Y hasta aquí la parte científica 😉

En cuanto a mi, hace muchos años que tengo el diagnóstico de síndrome de intestino irritable y de intolerancia moderada a la fructosa, después de peregrinar de médico en médico muuuuucho tiempo y tomar varias medicaciones que no me han hecho nada. Hace tiempo también que sigo la dieta baja en fodmaps con bastante mejoría.

En mi caso se trata de un SII con preponderancia de diarrea (el glamour que no falte) y muy relacionado también con los niveles de ansiedad. SII-D Anxiety-related, que dicen en inglés.

También tengo otra enfermedad, en este caso de las llamadas poco frecuentes, el síndrome tricorrinofalángico tipo 1, que es una enfermedad genética provocada por la alteración de un gen, pero eso ya es otra historia y otro blog 😉