¿Qué es la dieta FODMAPs?

La dieta FODMAPs o, mejor dicho, la dieta baja en FODMAPs es una dieta terapeútica para colon irritable. Es decir, no se trata de la típica dieta de adelgazamiento de moda sino de una verdadera herramienta terapéutica para enfermedades como el síndrome de intestino irritable o colon irritable, enfermedad de Crohn, problemas con el tránsito intestinal, hinchazón abdominal o flatulencias.

Si no tienes un diagnóstico de este tipo puede ser perjudicial y está contraindicado seguirla.

Ha sido desarrollada por la Universidad de Monash en Melbourne (Australia), cuyos investigadores descubrieron que una dieta baja en este tipo de carbohidratos mejoraba los síntomas de las personas afectadas por SII.

Antes de iniciar esta dieta se recomienda hacerse un análisis de sangre para descartar la enfermedad celíaca y la bacteria H. Pylori, así como sendos test de intolerancia a la lactosa y a la fructosa. A mi me salió negativo el de la lactosa y positivo el de la fructosa.

¿Qué son los FODMAPs?

El acrónimo FODMAP corresponde a Fermentable Oligosaccharides, Disaccharides, Monosaccharides and Polyols, que significa oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables.

Al parecer, se trata de un tipo de carbohidratos de cadena corta que no se absorben bien en el intestino delgado, son muy osmóticos y de rápida fermentación por las bacterias, lo que nos acaba provocando todos esos síntomas tan desagradables e invalidantes (gases, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea).

En la actualidad, la única manera de identificar los alimentos desencadenantes de síntomas en el SII es la eliminación y re-introducción de los mismos.

¿Cómo se hace la dieta FODMAPs?

La dieta baja en fodmap consta de tres fases: eliminación, re-introducción y fase final de dieta baja en fodmap modificada.

Fase de exclusión: Es una dieta de exclusión bastante complicada de seguir (de hecho, según la Fundación Española del Aparato Digestivo, aún no está bien definido el punto de corte de las cantidades aceptables de fodmap y probablemente sea específico para cada paciente). Esta fase de eliminación no debe superar las 3 semanas. Durante ese tiempo se valora su eficacia, con el objetivo posterior de re-introducir de manera progresiva los alimentos eliminados.

Fase de re-introducción: Una vez realizada esta primera fase de exclusión, se debe comenzar la segunda fase, consistente en la re-introducción de alimentos hasta llegar a una tercera fase denominada de dieta baja en fodmap modificada.
 
Fase de dieta baja en fodmap modificada: en esta fase la dieta ya está adaptada a nuestras propias tolerancias con el objetivo de que podamos comer la mayor variedad posible de alimentos sin la aparición de síntomas.
 
Según la AEG las re-introducciones de alimentos deben ser individuales (de uno en uno) y progresivas (cantidades crecientes de alimentos). Dicha re-introducción se hará por grupos de alimentos con alto contenido de lactosa, fructosa y polioles, fructanos y oligosacáridos. Esta estrategia tiene el objetivo de identificar qué alimentos y hasta qué cantidad de los mismos puede tolerar cada paciente.
 

La Fundación Española del Aparato Digestivo señala que «los datos iniciales eran muy alentadores en cuando a su beneficio en el tratamiento del SII, aunque en los últimos meses se han publicado datos con resultados que difieren de los anteriores, por lo que aún está por definir su verdadero papel».

Yo he estado siguiendo esta dieta un poco a mi aire durante varios años. Eso es un error garrafal ya que la fase de eliminación no se debe prolongar más allá de unas semanas. Por otra parte, a pesar de haber estudiado y leído todo lo que he encontrado sobre esta dieta, cuando fui a la nutricionista me di cuenta de que no la había estado  haciendo correctamente y me ha venido muy bien su asesoramiento. Eso sí, me resultó complicado encontrar a alguien que la conociera bien.

¿Son compatibles la dieta fodmap y la dieta vegana?

Si eres una persona vegana te puede surgir la duda de si es posible seguir una dieta baja en fodmap compatible con el veganismo, sobre todo en la primera fase, ya que las legumbres se encuentran muy restringidas.

Pues ¡Buenas noticias!, ya que según explica la dietista-nutricionista Lucía Martínez en un artículo muy reciente titulado Dieta baja en FODMAP vegetariana:

Sí que es posible pautar una dieta baja en FODMAPS a un paciente vegano, sin que se resienta el aporte proteico, aunque sea con menos opciones que las que podemos darle a un paciente con dieta tradicional.

Estas son algunos de los alimentos bajos en fodmaps y perfectamente veganos, que señala Martínez en ese artículo de lectura imprescindible (si eres vegan@ ya estás tardando ;):

  • tofu (pero tofu sedoso noooo!!! de hecho puedes leer mi experiencia con el tofu sedoso cuando intenté hacer la mousse de chocolate de Jamie Oliver)
  • tempeh
  • semillas: cañamo, sésamo, amapola, girasol, lino y Chía
  • cacahuetes, brotes de soja
  • levadura de cerveza
  • bebida vegetal de almendra o arroz

¿Y por qué no incluyes la bebida de soja te preguntarás? Pues porque según explica esta experta en nutrición y veganismo: «esta bebida solo es apta si está hecha a base de proteína de soja, lo cual no es habitual en las referencias que encontramos en los supermercados españoles, por eso mejor aconsejar recurrir a la proteína de soja aislada en polvo».

Referencias:

Este artículo se publica solo con fines informativos. No puede ni debe sustituir la consulta a un/a nutricionista. Te aconsejamos consultar a tu nutricionista de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *