Escapada con niñ@s y colon irritable: Balneario Castilla termal (Olmedo).

Qué ganas tenía de salir de fin de semana y qué agobio me daba. Le daba mil vueltas y al final no me atrevía a dar el paso. Cuando llegaba el momento de reservar, por mi cabeza pasaban todo tipo de catastróficas escenas de un apocalipsis irritable, recordando todas las veces que he querido que la tierra me tragara y he pensado: ¡Pero quién me mandaría salir de casa!!!!

Cuando se tiene intestino irritable, colon irritable o llámalo X, hay varios factores a tener en cuenta para viajar y no morir en el intento, pero los más importantes son: conseguir la mayor información posible para valorar el grado de dificultad del viaje y sobre todo, planificar, planificar y planificar.

Así que si andas con ganas de escaparte con tus peques y tu SII a un balneario, aquí te cuento mi experiencia en el balneario Castilla termal en Olmedo (Valladolid), para ahorrarte un buen rato de investigación y darte unas pinceladas de lo que puede suponer ir a este tipo de establecimientos cuando se tienen problemas digestivos y personitas pequeñas a cargo:

Cómo llegar

Se puede ir en tren hasta Medina del Campo y luego son unos 20 minutos en taxi. Yo no soy capaz de viajar en autocar así que no sé si se puede ir hasta Olmedo directamente. Por supuesto también se puede ir en coche.

Instalaciones relevantes para SII

La información general, fotos y opiniones de las instalaciones y el entorno las puedes encontrar de sobra en Tripadvisor o Booking así que vamos al lío de lo que aquí nos interesa:

Zonas comunes

Hay montones de baños en las instalaciones y todos estaban limpísimos. Que yo tenga controlados había uno dentro del propio recinto de la piscina termal y otros muy muy cerca pero ya fuera del recinto de la piscina, a los que también se llegaba rápidamente desde la piscina exterior. Había otros junto a la cafetería y al lado de recepción. También había otro baño al ladito de la ludoteca infantil, aunque ese tiene una sola cabina.

Tengo que decir que no puedo valorar los tratamientos individuales porque eso ya es too much para mi SII por ahora. Es tumbarme boca abajo en la camilla empezar a tener síntomas de todo tipo a cada cuál más embarazoso…

Habitaciones

Las habitaciones son muy grandes y tienen un baño enooorme con una ventana también bastante grande. Realmente grande, bonito, agradable y limpio. Sólo le falta tener vistas 😉 Mi hijo y yo pasamos una considerable cantidad de tiempo en él. El peque jugando a las carreteras y yo, bueno, yo tratando de hacer las paces con mis cabreadas tripillas…

Comidas/bebidas:

– En la recepción tenían agua de limón y de naranja para refrescarse, que son dos opciones amigables con nuestras tripillas.

– Buffet del desayuno: Hay muchas opciones adecuadas para una dieta baja en FODMAPs: por ejemplo en la sección de la fruta había uvas, melón, kiwi… también había pan de maíz y cereales y bollería sin gluten. Había huevos y queso fresco, tomate rallado, brochetas de verduras asadas (tomate, calabaza y berenjena si no recuerdo mal). Por supuesto café descafeinado y muchas infusiones además de leche sin lactosa y varias leches vegetales distintas…

– Cafetería y restaurante: En el restaurante no comimos, pero en la cafetería había varias opciones compatibles con una dieta baja en FODMAPs tales como los huevos rotos, verduras asadas (pidiéndolas sin cebolla), sándwich vegetal (tiene verduras asadas y como lo hacen en el momento se puede decir que quiten las que sean), la hamburguesa la finca, las chuletillas de lechal o el lomo de ternera. Bien es cierto que si no comes carne la cosa se complica, pero tanto la carta del restaurante como la de la cafetería se pueden descargar on-line, para saber con antelación si vamos a poder allí mismo o hay que buscarse alternativas.

Más allá del SII, viajar con niñ@s:

Es un balneario bastante baby-friendly por varios motivos: El más importante a mi juicio es que los peques pueden acceder a la piscina termal un rato por la mañana (de 9 a 11.30h) y otro por la tarde (de 16 a 18h) y a la piscina exterior en cualquier horario. Además hay un servicio de ludoteca las tardes de los viernes y sábados (¡gracias Pilar!).

Por otra parte, los peques de menos de tres años no pagan y a partir de tres años pagan 12€ por día, me parece, y tanto la cuna como la cama supletoria son gratis. Como las habitaciones son muy grandes dos adultos y dos peques caben en una doble súper de sobra. Quizá lo que menos nos convenció fue el menú infantil, muy normalito para nuestro gusto y con un precio nada barato.

Pegas:

Quizás la mayor pega en mi opinión son los elevados precios de la carta de la cafetería, ya que ninguno de los días que estuvimos comimos por menos de 40€ pidiendo solamente un plato cada uno y sin postre.

Por otra parte, el horario matutino en el que l@s niñ@s pueden acceder a la piscina me parece que no es real, ya que se solapa con el desayuno. Por lo menos en nuestro caso, nunca conseguimos llegar a tiempo por la mañana. Aunque también es cierto que si tenéis peques madrugadores pues igual se puede bajar primero a la piscina e ir luego al desayuno o al revés.

Finalmente y poniéndome un poco tiquismiquis, es cierto que la ludoteca está muy adaptada, con una decoración muy chula y montones de juguetes, y la educadora Pilar es una crack, pero la sala está en el sótano así que no tiene ni una triste ventana ni luz natural. Además está abierta solamente los viernes y sábados.

Conclusión:

Si te gustan los balnearios, creo que es un sitio TOTALMENTE APTO para una persona con SII.

Si has estado allí: ¿Te parece un sitio SII-friendly? ¿Lo recomendarías? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *